Home Modelos de colección Buick Roadmaster 1955, el primer amor de Jay Leno

Buick Roadmaster 1955, el primer amor de Jay Leno

122
0
SHARE
Buick Roadmaster 1955

Tratar de emular la pasión que producía un vehículo inolvidable, de esos que en su momento dominaban las calles, ha sido fuente de inspiración para miles de personas. Esto los ha impulsado a revivir su pasado, restaurando su primer amor. Esto fue precisamente lo que le pasó a Jay Leno, el famoso conductor cuando decidió reconstruir y mejorar su clásico Buick Roadmaster 1955.

Buick Roadmaster 1955



Jay Leno, así como el dueño del taller de reparaciones Big Dog Garage, Bernard Juchli, acudieron con GM Performance Parts, para conseguir las piezas que necesitaba para el tren motriz, la suspensión y el sistema de frenos.

El resultado de sus esfuerzos, fue que su Buick Roadmaster 1955 tiene exactamente la apariencia que cuando salió de agencia, pero ahora cuenta con la potencia, el desempeño y las características de manejo de un bólido actual de calle.

Buick Roadmaster 1955, un auto con muchas anécdotas

Buick Roadmaster 1955

Jay Leno adquirió su Buick Roadmaster en 1972. Le costó 350 dólares, y al año siguiente lo mandó restaurar. Lo utilizó como medio de transporte durante la década de 1970. De hecho, fue el auto en el que llevó a pasear a su esposa durante su primera cita. También fue el vehículo en el que se trasladó para hacer su primera presentación en el programa Tonight Show, ocurrida en 1977.

Leno comenta: “Tiene un significado especial para mí, porque fue el primer vehículo que tuve aquí en California, y estuvo conmigo en varias otras ocasiones en las que yo hacía algo por primera vez. Ahora está mejor que cuando salió de la agencia, porque con una serie de modificaciones logré traerlo hasta el desempeño que ofrece un auto del siglo XXI. Eso significa que tiene mejor desempeño, mayor rendimiento de gasolina y menores emisiones.”

Buick Roadmaster 1955

Casi toda su vida, Leno ha sido un gran aficionado a los automóviles, y de hecho es famoso por su afición a coleccionarlos. Así que no es de extrañarnos, que haya decidido restaurar el Buick, que fue por cierto, el primero de su amplia colección de vehículos clásicos.

También te puede interesar: Colton Camaro, un increíble trabajo de restauración

Debido a la importancia que este auto tenía para él, decidió encargarle la restauración a alguien de confianza, y optó por los servicios de Big Dog Garage, para que lo devolvieran a la vida. El vehículo, que había estado estacionado frente a la casa de su suegra durante casi 16 años, apenas funcionaba, y cuando comenzaron el proyecto en el 2002, necesitaba muchos cuidados.

Buick Roadmaster 1955

Leno comenta: “La verdad es que me sentía culpable por tenerlo tan descuidado. Es como cuando estás cuidando que no le pase nada a tu hijo, y de todas maneras se cae. Necesitaba algo más que una simple restauración. Tenía que quedar mejor que cuando era nuevo.”

DuPont aportó su magia en la carrocería de este Buick Roadmaster 1955

Inspirado en la excelente apariencia y extraordinario desempeño de su Corvette Z06, Jay pensó que debía atender cuidadosamente a su amado Buick. Comenzando con el exterior, el Roadmaster fue pintado con una de las fórmulas más recientes desarrolladas por Dupont, en una combinación de negro con plateado. También, de paso,  renovaron las piezas cromadas.

También se consiguieron rines más anchos pero de apariencia original, así como llantas de las mismas características. Y precisamente para conservar la apariencia de originalidad de sus rines, Leno mandó modificar ligeramente los tapones clásicos del Buick, que ahora son un poco más grandes para que le queden a los rines nuevos.

Buick Roadmaster 1955

También pusieron muchos cuidados en la renovación de los interiores del Roadmaster, y de hecho, emprendieron una restauración completa de las vestiduras. Bajo el vehículo, los técnicos de Big Dog Garage mejoraron el desempeño reforzando la suspensión y sistema de frenado, al incorporarle los componentes de las generaciones cuarta y quinta (C4 y C5) del Corvette.

Pero el punto medular de este proyecto sería el motor del Roadmaster. Al respecto, Leno comenta: “La apariencia de este vehículo tenía que ser original, pero para mí era muy importante que resultara placentero manejarlo. Cuando me enteré de que GM Performance Parts había puesto a la venta su nuevo motor ZZ572, capaz de generar una potencia de 620 caballos, yo sabía que eso era lo que yo quería.”

Juchli, que colaboró en este proyecto de principio a fin, estuvo de acuerdo en que el nuevo motor realmente lograría que el vehículo cobrara vida. Dado que él estaba encargando de casi todos los trabajos de restauración a este vehículo, también se ocupó del proceso de instalación del motor, que en no pocas ocasiones planteó serias dificultades.

Buick Roadmaster 1955

Juchli explica: “El motor ZZ572 era la solución perfecta. Pero antes de su instalación, teníamos que hacerle una serie de modificaciones al vehículo, dado que es un modelo Buick Roadmaster 1955”

Nunca dejes tu auto clásico a la intemperie

Jay Leno, dice que su historia es una lección para cualquiera que posea un vehículo antiguo de General Motors, y que haya dejado estacionado en alguna parte a la intemperie. El mensaje es que no se debe dejarlo ir. Tampoco convertirlo en chatarra. Es conveniente restaurarlo y perfeccionarlo.

Jay comenta: “Si yo me hubiera visto obligado a reconstruir la transmisión original Dynaflow y el motor, teniendo que ir de aquí para allá buscando las piezas, lo habría hecho, pero tarde o temprano algo podría resultar mal. En cambio con el nuevo motor, simplemente tienes que utilizar algunos cuantos tornillos y ya. Además, tiene un excelente desempeño y está respaldado por General Motors, ¿qué más se puede pedir?”

Leno dice que su amado Roadmaster no solamente es el primero de su extensa colección de vehículos clásicos, sino que además es el que más le gusta manejar, y agrega: “Tendrías que ver la cara de asombro que pone un tipo que maneja un Porsche, cuando ve que me le vengo acercando a toda velocidad, y no puede dejarme atrás, con todo y que vamos cuesta arriba. Estoy seguro que se siente desconcertado y piensa que, cómo es posible que un viejo Buick pueda hacerle eso.”

Buick Roadmaster 1955

Al contar esta anécdota, Jay Leno no puede evitar esbozar una sonrisa, y no es para menos, porque con el respaldo de 620 caballos de fuerza bajo el cofre de su amado Roadmaster, tiene mucho de qué presumir.

Fotogalería Buick Roadmaster 1955:

Buick Roadmaster 1955 Buick Roadmaster 1955 Buick Roadmaster 1955 Buick Roadmaster 1955 Buick Roadmaster 1955