Home Modelos de colección Chevrolet Biscayne 1958, te mostramos a fondo este hermoso modelo clásico

Chevrolet Biscayne 1958, te mostramos a fondo este hermoso modelo clásico

239
0
SHARE

Este Chevrolet Biscayne 1958 nos trae a la memoria la década de los 50 fue una de las más importantes para el desarrollo de la sociedad occidental, sobre todo en Estados Unidos, ya que el pesimismo de la guerra comenzaba a superarse y esta nación se sobreponía a las prohibiciones, empezando a despuntar a nivel mundial.

Chevrolet Biscayne 1958




Además de todo, la segunda mitad del siglo XX iniciaba con la mayor cantidad de nacimientos registrados en ese país, producto de los soldados que habían regresado de la II Guerra Mundial, los llamados “Baby Boomers”.

Finalmente, Chevrolet ha sido siempre una marca que ha dejado un legado importante, cuantioso y diverso, por lo que esta ocasión presentamos a uno de sus “Baby Boomers”, el Chevrolet Biscayne 1958.

Chevrolet Biscayne 1958

El Chevrolet Byscayne 1958 que nos acompaña es propiedad de Héctor García, quien se encargo de informarnos y relatarnos, cómo es que se dio el acercamiento de su gusto y deseo por este auto.

Nos comenta que este modelo fue el primero con carácter de clásico, con el cual se aficionó y lo adquirió tiempo atrás. El encuentro se suscitó ya que tenía el deseo de adquirir un auto antiguo. Cuando estuvo cara a cara con el diseño de este vehículo con transmisión automática, fue “amor a primera vista” y lo adquirió.

Comienza la restauración del Chevrolet Biscayne 1958

Chevrolet Biscayne 1958

El auto se encontraba en condiciones regulares, pero en buena forma y con todo el potencial de convertirlo en lo que hoy es, un recuerdo viviente de los años 50.

Este Chevrolet  Biscayne 58 se mantenía en un 80%, a pesar de que la pintura original blanco con negro se encontraba algo vieja, la carrocería estaba impecable, mientras que el motor se estaba en óptimas condiciones.

Los interiores del Chevrolet Biscayne 1958 eran en blanco y negro, mismos que pasado el tiempo se transformarían a amarillo y blanco, como una especie de televisión antigua que conoce el color, para tomar nueva fuerza y definición.

Chevrolet Biscayne 1958

Esta decisión se tomó a partir de que en un principio Héctor había pensado cambiar el color, pero mejor optó por desarrollar todo el tema en el chasis, así como las vestiduras que hoy en día roban las miradas de conocedores y extraños.

Este Chevrolet Byscayne 1958 está equipado con el motor de seis cilindros con el que salió de agencia hace casi 50 años

La adquisición de las piezas para este Chevrolet Biscayne se dio gracias a los “flea markets” y a los catálogos de tiendas en Estados Unidos que el propietario encontró vía Internet.

Chevrolet Biscayne 1958

Además, Héctor adquirió un manual en un bazar de autos, lo que facilitó la búsqueda de las piezas por número y parte específica.

Cabe señalar que el motor de 6 cilindros de agencia aún se encuentra con la línea original y no ha sido alterado debido a su excelente funcionamiento.

En cuanto a las molduras, éstas fueron compradas originales. Los laterales aún son los que traía el auto en un principio, mientras que el frente y la cajuela se cambiaron y la parrilla ha sido uno de los elementos a los que se le ha dado mantenimiento.

Chevrolet Biscayne 1958

Los rines, con motivo de águila que vuela a ras del piso, son cromados de 14“, y cuenta con unas llantas Pirelli carablanca, rodada 180/70 R14.

En lo referente a las vestiduras y las tapas, este trabajo fue de tipo customizado, una excelentemente labor como podemos observar.

Casi dos años tardó la restauración de este Chevrolet Biscayne 1958

Chevrolet Biscayne 1958

Este vehículo, tiene compartimientos para herramientas y refacciones en la parte trasera. Cuenta con una línea y detalles en cromo, además de accesorios y paneles que remontan a otras épocas con un colorido y porte que le da gran distinción.

Como en una buena carrera de los años 50, este Biscayne fue tomando velocidad poco a poco y se completó en un tiempo aproximado de dos años, debido a que la restauración fue paulatina, para que el trabajo en el taller fuera adecuado y de calidad.

Héctor García nos presenta y relata su auto como un modelo que le ha traído amplias satisfacciones y un trabajo de restauración que ha superado las expectativas con que contaba en un principio.

Chevrolet Biscayne 1958

Héctor lo ha exhibido en diversos lugares, sin ánimo de competirlo, sino simplemente mostrarlo, por ejemplo, El Lienzo Charro COSAT, El Museo del Automóvil, la Pista de Canotaje de la Ciudad de México y Ciudad Universitaria, entre otros.

Fuente | Revista Power Cars 

Fotogalería Chevrolet Biscayne 1958: