Home Historia Mitsubishi 500, el vocho japonés de la Posguerra

Mitsubishi 500, el vocho japonés de la Posguerra

184
0
SHARE

Mientras que el Modelo A fue el primer automóvil de la marca japonesa en 1917, el pequeño Mitsubishi 500 lanzado en 1960 supuso el inicio de la era comercial y el comienzo de lo que hoy conocemos como Mitsubishi Motors Corporation.

Apenas dos años luego de su lanzamiento, el Mitsubishi 500 logró su primera victoria deportiva de la marca de los tres diamantes en 1962.




En el contexto de la reconstrucción de Japón después de la Segunda Guerra Mundial, la producción de automóviles de pasajeros destinados al transporte personal no se consideraba una prioridad inmediata, ni siquiera en un país que ya contaba con el Mizushima XTM1, un vehículo de tres ruedas que colaboró de manera decisiva en dicha reconstrucción de infraestructuras en 1946.

Se comienza a gestar la creación del Mitsubishi 500

Paralelamente, las marcas automotrices japonesas de la época tuvieron que afrontar otro reto importante: después de décadas en las que habían dedicado sus habilidades en alta tecnología para el desarrollo de motores pesados, camiones, autobuses o aviones, faltaban conocimientos técnicos para desarrollar automóviles de producción en serie de precio accesible y modernos.

Conscientes de estas limitaciones, las autoridades japonesas aplicaron gradualmente medidas entre 1952 y 1955 que permitirían el nacimiento de una industria automovilística nacional moderna, ya sea a través de ayudas a la industria, de esquemas de impuestos favorables a la compra o de restricciones a las importaciones.

El Auto del Pueblo Japonés

Estas medidas gubernamentales culminaron con el “Plan Nacional del Vehículo” anunciado por el Ministerio de Comercio Internacional e Industria de Japón (MITI) en 1955 y destinado a desarrollar un “auto popular” japonés definido según criterios estandarizados de peso, velocidad, consumo de combustible e incluso fiabilidad.

Después de varios emprendimientos en el sector del automóvil de pasajeros con vehículos construidos bajo licencia occidental (en 1951 con el Kaiser-Frazer Henry J y luego en 1953 con el Willys Jeep), Mitsubishi decidió unirse a esta iniciativa gubernamental llevando a cabo el Mitsubishi 500, el primer vehículo de la era moderna cien por cien Mitsubishi.

Previsto para ser presentado en el Auto Show Tokio de 1959, pero introducido en el mercado japonés en 1960, el nuevo Mitsubishi 500 era un coche familiar y compacto que buscaba la simplicidad y racionalidad en el diseño.

El Mitsubishi 500 se vendió a un precio asequible de 390,000 yenes, hecho que le llevó a ocupar los titulares en los periódicos japoneses de la época.

Mitsubishi 500, historia Mitsubishi, historia Mitsubishi 500

El 500 se basó, en gran medida, en el know-how de Mitsubishi en ingeniería aeronáutica. Construido en carrocería monocasco, el vehículo fue probado en largas pruebas sobre exigentes carreteras no pavimentadas y además fue el primer coche japonés probado en un túnel de viento.

También te puede interesar: Las mejores 10 camionetas Chevrolet de todos los tiempos

El Mitsubishi 500 presentaba un diseño orientado a la practicidad y simplicidad, con un motor de doble cilindro, 493 cc, 21 caballos de fuerza y tracción trasera.

Contaba con un solo limpiaparabrisas y en el interior destacaba la ausencia de indicadores, excepto un intermitente montado en el pilar central.

Mitsubishi 500, historia Mitsubishi, historia Mitsubishi 500

El Mitsubishi 500 fue el símbolo del milagro económico japonés de los años 60 y más tarde fue sustituido por el Mitsubishi 500 Super Deluxe en 1961, que ofrecía asientos para cinco ocupantes y un motor de 594 cc y 25 caballos de fuerza.

En total, se construyeron 13,289 unidades del Mitsubishi 500 hasta 1963, a continuación vino el Colt 600, primer Mitsubishi con la denominación Colt del que se vendieron 13.739 unidades entre 1963 y 1965.